Artículo

Final Four NCAA: Sorpresa, sorpresa
Indianápolis acoge este fin de semana uno de los espectáculos baloncestísticos por excelencia, la Final Four de la NCAA. Un recinto clásico para un torneo que presenta aspirantes poco habituales. Si por un lado está el sorprendente clásico UCLA, que intentará conseguir un nuevo título para la dilatada historia, por otro la cenicienta George Mason, verdugo de favoritos. Louisiana State (LSU) y Florida completan un cartel inesperado pero igualmente atractivo, y que nos presenta Remember en una previa. LSU – UCLA y George Mason – Florida abren fuego en la madrugada del sábado al domingo. El lunes, la final


Todo a punto para la Final Four de la NCAA

A veces 39 partidos no son suficientes y siete son bastantes.

Mientras universidades históricas como Alabama o Missouri han disputado la primera cifra de partidos en el NCAA Tournament y nunca han visitado la Final Four, a George Mason le ha bastado la segunda para hacer historia.

Este fin de semana se disputa el gran acontecimiento en Indianápolis, corazón de la América rural y basketbolera, que viene marcado por la ausencia de los grandes favoritos, los preseleccionados con el nº 1 en cada Región, y que fueron cayendo uno a uno por el camino.

Tal cosa no ocurre desde 1980, justo al segundo año de establecerse un sistema de cabezas de serie. Además, sumando los rankings de las universidades participantes en este magno evento, la cantidad resultante, 20, es la tercera más alta de la historia tras la de las ediciones de 1980 (21) y de 2000 (20).

Tampoco habrá representantes de las dos conferencias más fuertes del campeonato: la ACC (Atlantic Coast) y la Big East, que metió hasta ocho participantes.

Precisamente, la magnitud de la sorpresa de los Patriots se hace más evidente si consideramos que desde que en 1979 se metieran Indiana State- con Larry Bird- y Penn, ningún programa de bajo nivel había accedido al momento supremo del Gran Baile.

Sin embargo, la presencia de presuntos “segundones” no restará calidad y emoción al fin de fiesta universitario, pues el camino recorrido por cada college para llegar a Indy ha sido duro, y en él se ha puesto a prueba el valor de cada equipo, su capacidad de sobreponerse a situaciones límite.

Y así, la misma George Mason, la Cinderella más peligrosa que se recuerda, ha eliminado a Michigan State, North Carolina, actual campeón y U.Conn., gran favorita tras la eliminación de Duke.

Los patriotas han demostrado aplomo, tanto ante los Spartans, sin contar con su líder Tony Skinn, sancionado por agredir a un rival en la final de la conferencia Colonial, como ante los Tar Heels, superando un 16-2 inicial, o los mismísimos Huskies, que les forzaron la prórroga en el último segundo, tal como habían hecho ante sus homónimos de Washington dos días antes.

El técnico Jim Larrañaga ha ensamblado un conjunto en el que cinco jugadores pueden anotar en dobles figuras, con un juego muy elaborado en ataque, con gran balance interior-exterior.

Destaquemos, tanto por su aspecto como por su cardinal rol, al center Jai Lewis, un monstruo de 2,00 metros y 130 kilos, que se mueve con habilidad por la zona contraria y al alero sophomore Folarin Campbell, el jugador más on fire del equipo, al que incluso le entran los tiros exteriores.

La SEC (SouthEastern Conference) confirma su poderío metiendo a dos equipos, y ninguno de ellos el esperado, Kentucky, dominador histórico de la conferencia.

LSU (Louisiana State University) llega exultante tras desembarazarse sucesivamente del gran favorito a inicios de temporada, los Blue Devils de Coach K, y de otro equipazo como Texas.

En un equipo plagado de freshmen, dos frutos de Baton Rouge, que estudiaron en un instituto adscrito a la Universidad, tienen la llave del éxito Tiger. Hablamos de Glenn “Big Baby” Davis, un prodigio de 2,05 y 140 kilogramos, capaz de anotar triples o coast to coast, y de Tyrus Thomas, la gran revelación del año, un 2,05 con cualidades atléticas raramente vistas en los últimos 10 años, que firmó unos cinco minutos finales ante Duke sencillamente impresionantes. La experiencia la pone el menudo base senior Darrell Mitchell, un gran tirador que salvó a los Tigers en segunda ronda con un triple sobre la bocina.

Florida inició el año fuerte, ganando el Coaches vs Cancer en el Madison a Syracuse, y tras algunos tropiezos, ha retomado la senda del éxito en el momento justo.

La personalidad de su entrenador, Billy Donovan, de la escuela Pitino de defensas presionantes y feroces transiciones, marca a este equipo lleno de hijos del arte como Joakim Noah, un 2,08 longuilíneo y habilidoso que lidera el juego interior Gator, junto al poderoso Al Horford, vástago de Tito, gigantesco pívot dominicano, ex de Miami.

La clave de este equipo está en un base algo infravalorado, Taurean Green, también hijo de famoso, en este caso el ex Knick y Rebel, Sydney, que ha recuperado la forma de inicio de temporada y dirige con maestría, anotando triples cuando más se necesita, y el McDonalds All America Corey Brewer, una especie de Carlos Jiménez, que hace de todo en silencio y es un extraordinario defensor.

Finalmente UCLA llega a su casa, ésta es su 16ª Final Four, gracias al gran trabajo de su entrenador Ben Howland, que tras reflotar a Pittsburgh, en tres años ha colocado a los Bruins a las puertas de la gloria con su primera recruiting class.

La defensa, han mantenido a nueve de sus 10 últimos rivales por debajo e 60 puntos, es el secreto de un equipo que cuenta con una temible pareja en su backcourt, con el mago Jordan Farmar, jugador de aspecto quebradizo y astuto que suele dominar los partidos a su antojo, ayudado por el tirador Arron Afflalo, un hombre de acusada personalidad en cancha, con atracción por los momentos decisivos.

Tras verse fuera en semifinales regionales ante Gonzaga (sólo una extraordinaria concatenación de hechos insólitos apartó a los Zags del triunfo), estos supervivientes se presentan con el cartel de favoritos, no en vano su nº 2 de ranking es el más alto entre los equipos que quedan.

Poco queda por añadir, tan solo aprestarse a disfrutar de una competición distinta, hermosa y altamente seductora.

Remember
(Redactor independiente especializado en la NCAA)

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos