Artículo

El Dream Team VII intentará recuperar el trono de la NBA
En los Juegos Olímpicos celebrados en Barcelona’92 nació el Dream Team, un equipo formado por las grandes estrellas de la NBA que maravilló al mundo y que consiguió apabullar a todos los rivales. En los siguientes campeonatos surgieron nuevas versiones, pero ninguna llegó al nivel de impacto de la primera selección, que estaba liderada, entre otros, por Jordan, Bird, Magic Johnson, Barkley, Malone, Ewing, Robinson.... Diez años después, y tras 58 partidos imbatidos, llegaba la primera derrota, ante Argentina y en el Mundial celebrado en Indianápolis. Tras ésta llegaron cinco derrotas más, que podrían aumentar este próximo verano en el Mundial de Japón, donde EEUU ya no es el favorito


Mike Krzyzewski estuvo en el Dream Team de Barcelona'92 (Foto EFE)

El Mundial de Japón es el gran reto del Dream Team VII, que intentará recuperar una supremacía que perdió precisamente en el anterior campeonato del mundo, que se celebró en Indianápolis en el 2002. Las últimos fracasos de los combinados estadounidenses les ha quitado el favoritismo con el que partían en todas las competiciones. Los rivales ya nada tienen que ver con aquellos a los que se enfrentaron en Barcelona’92, y muchos de ellos partirán con quintetos formados por jugadores que militan o han militado en la NBA.

Los estadounidenses son conscientes del cambio en el panorama mundial y por ello hacen esfuerzos para cambiar una dinámica que les ha llevado a perder seis partidos en los dos últimos campeonatos en los que se han presentado con un combinado de jugadores NBA. Lo primero que hay que resaltar es que Mike Krzyzewski será el seleccionador; sin duda es una apuesta interesante, ya que el ex técnico de Duke era uno de los responsables del genuino Dream Team, el equipo que maravilló en los juegos de Barcelona’92. A su lado estará Mike D’Antoni, técnico de los Suns y gran conocedor del baloncesto europeo. Nate McMillan y Jim Boeheim completan el staff técnico.

Otra diferencia respecto a anteriores selecciones es el hecho de que USA Basketball haya querido hacer una lista con jugadores para los dos próximos años, es decir, para Japón pero también para los Juegos Olímpicos de China. A nadie se le escapa que los grandes rivales de los Estados Unidos (Argentina, España, Grecia o Alemania), juegan desde hace años con un bloque casi idéntico, algo que no ha sucedido con las últimas versiones del Dream Team. Tanto en Indianápolis como en Atenas la selección estadounidense demostró que es muy difícil que doce estrellas sin apenas preparación jueguen como un auténtico bloque.

La preparación también ha sido retocada, con el objetivo de llegar a Japón con muchas más garantías. El equipo empezó a trabajar el 19 de julio, con lo que tendrán un mes entero antes del inicio del mundial, un periodo superior al de anteriores preparaciones.

El equipo

La lista previa confeccionada por USA Basketball para este mundial y también para los Juegos Olímpicos de China, está integrada por 24 jugadores; es una lista repleta de estrellas en la que destacan cinco de los seis máximos anotadores de la pasada temporada: Bryant, James, Arenas, Wade y Pierce. El inconveniente es que algunos de los jugadores que teóricamente deberían estar en Japón han causado baja por culpa de inoportunas lesiones. Parece poco probable que Kobe Bryant pueda jugar, lo mismo que sucede con Paul Pierce. El rookie J.J. Redick, Michael Reed, Chauncey Billups y Lamar Odom también han causado baja. Sólo 18 jugadores lucharán por estar en la lista definitiva de doce, que se sabrá tras disputar los amistosos ante Puerto Rico, China y Corea del Sur.

Muchos son los jugadores que ya han militado en anteriores equipos estadounidenses. En este grupo de jugadores están Wade, Anthony y Lebron James, tres jugadores que vivieron en primera persona el fracaso de Atenas pero que sin duda afrontarán con gran motivación esta segunda participación. Los tres jugadores y compañeros de generación tendrán un peso mucho más importante que en los pasados juegos olímpicos y deben ser las grandes estrellas del Dream Team VII.

En la lista también nos encontramos con jugadores como Battier y Bowen, jugadores con un perfil muy distinto al de sus compañeros, lo que deja bien claro el cambio de mentalidad de los responsables de confeccionar las listas. "Trataremos de llevar al mejor equipo y no sólo a los doce mejores jugadores", señalaba el técnico Krzyzewski, respondiendo a una pregunta que hacía referencia a la importancia de formar un equipo compacto. El recuperado Stoudemire, Elton Brand, Shawn Marion, Brad Miller, Dwight Howard, Chris Bosh y Antawn Jamison son las opciones contempladas para el juego interior.

Todo empezó en 1992

Earvin 'Magic' Johnson fue el gran impulsor del equipo que maravilló a todos los aficionados en los Juegos Olímpicos de Barcelona'92. El jugador había anunciado su retirada a finales de 1991 tras haberse contagiado con el virus del SIDA. Johnson fue el que convenció a todas las estrellas de la liga para que formaran parte del equipo de Estados Unidos que por primera vez presentaría su selección con jugadores profesionales de la NBA.

Los expertos en Marketing de la NBA y el propio Comité Olímpico Internacional, escogieron este equipo como estandarte de los juegos de Barcelona. El éxito fue rotundo, se consiguieron más millones de dólares por los derechos televisivos, se vendieron más entradas y anuncios que nunca y la selección USA conseguía la medalla de oro con una superioridad insultante.

El Dream Team se convirtió rápidamente en el estandarte de aquellas olimpiadas y centró gran parte de la atención del mundo entero. "Durante el desfile de la ceremonia inaugural, que fue fantástica, hubo momentos emocionantes y pudimos comprobar cómo los quiere la gente. Todo el mundo se detenía a hacerles fotos y a pedirles autógrafos porque son los mejores del mundo", declaraba emocionado Michael Chang, jugador de tenis integrante del equipo de los Estados Unidos. Hasta las estrellas de Hollywood se dejaron seducir por este equipo de ensueño. Spike Lee, uno de los más famosos seguidores de la NBA, estuvo presente en Barcelona, así como Bruce Willis, Sylvester Stallone o Jack Nicholson. Nadie podía resistirse a la magia del Dream Team.

La contundencia de las victorias del primer Dream Team fue espectacular. No bajaron de los 103 puntos en ninguno de sus ocho encuentros y no permitieron que sus rivales llegaran a los 90 puntos en ninguna de sus enfrentamientos. Las dos victorias con marcadores más “ajustados” (33 y 32 puntos de diferencia) las obtuvieron ante la misma selección, Croacia, que estaba liderada por el malogrado Drazen Petrovic. El promedio en la diferencia en los marcadores habla por sí solo: 43,8 puntos. En el recuerdo quedará aquel primer choque ante la selección de Angola a la que derrotaron por un escandaloso 116 a 48, precisamente la selección que dejaría fuera a España de la lucha por las medallas.

Hay muchos datos curiosos en esos ocho históricos partidos. Michael Jordan fue el único integrante que disputó todos los partidos como titular. El máximo anotador fue Charles Barkley, anotando 144 tantos (18 de media por encuentro). Jordan, Malone y Mullin le siguieron en la lista de anotadores, que cerró John Stockton, con sólo 11 puntos anotados a causa de sus problemas físicos que sólo le dejaron disputar cuatro partidos. Los doce históricos que completaron esa irrepetible plantilla eran Barkley, Drexler, Ewing, Bird, Jordan, Malone, Mullin, Pippen, Robinson, Stockton, el universitario Laettner y por supuesto 'Magic' Johnson, todos ellos dirigidos por Chuck Daly.

“Magic” Johnson, precursor de este Dream Team, aún es interrogado por los medios acerca de las posibilidades de que Estados Unidos presente otro equipo como el que ganó la medalla de oro en Barcelona. Johnson no parece tener ninguna duda al respecto: "nunca se volverán a juntar jugadores como los de ese primer equipo". Sobre cuál fue el momento más importante de su carrera como jugador 'Magic' también lo tiene claro y responde que fue cuando integró ese "equipo de ensueño" en los Juegos Olímpicos de Barcelona.


LeBron James debe ser la referencia del nuevo Dream Team (Foto EFE)

Toronto, Atlanta y Sydney

Ningún dirigente de la NBA, con David Stern a la cabeza, ya no podían echarse atrás, y estaban obligados a presentar una segunda versión para el campeonato del Mundo de Toronto'94. Con Don Nelson como entrenador, se confeccionó un potente equipo, que reunió a los mejores jugadores de aquel momento. Esa primera versión del Dream Team debutó ante España consiguiendo una exigua victoria, 115 a 100. Ese triunfo ante los españoles sería el más ajustado, ya que tras este titubeante inicio del mundial los americanos encadenarían seis victorias consecutivas que les llevaría a disputar la final ante Rusia, donde lograban imponerse con un marcador que deja bien claro su superioridad, 137 a 91. Los más destacados fueron un joven Shaquille O'Neal (18 puntos de promedio) y un grupo de veteranos que llegaban al final de sus carreras, Joe Dumars, Dominique Wilkins y Mark Price. Estados Unidos consiguió ocho victorias ganando con un promedio de 37,3 puntos de diferencia.

Tras el campeonato del mundo llegaban los accidentados Juegos Olímpicos de Atlanta. El hecho de jugar en su país permitió que todavía aceptasen formar parte jugadores como Shaquille O`Neal, David Robinson, Karl Malone, Hakeem Olajuwon y Charles Barkley entre otros, que consiguieron el mismo objetivo que en Barcelona'92: barrer a sus rivales y ganar la medalla de oro. Los más destacados en Atlanta fueron Barkley, Pippen, Miller y Robinson y la atención se la llevó Shaquille O'Neal, que días antes había firmado un mega contrato con Los Angeles Lakers. En la primera fase, palizas a Argentina, Angola, Lituania, Croacia y China (63 puntos de diferencia ante los asiáticos) para imponerse con comodidad a Brasil, Australia y a Yugoslavia en la final, por 95 a 69.

"Tengo que ser honesto. No hay ningún equipo universitario que hubiera podido ganar a Yugoslavia, Lituania o Argentina. Hay que valorar a estos equipos, que son cien veces mejor que en 1992. Su juego, su defensa y su tiro se han desarrollado muchísimo y yo les felicito", señalaba tras la final Lenny Wilkens, entrenador del equipo americano, consciente que la distancia entre el nivel del baloncesto USA y el del resto del mundo era cada año más reducida. La victoria ante Angola por 33 puntos de diferencia fue aprovechada por los críticos de esta nueva versión para atacar a los jugadores achacándoles falta de ambición. Esa misma selección angoleña había sido derrotada por 68 puntos de ventaja por el primer Dream Team.

El cierre patronal de la NBA en 1998 impedía que los americanos pudieran presentar una cuarta versión del equipo de ensueño. Bajo el mando de Rudy Tomjanovich, Estados Unidos se presentó en el Mundial de Grecia con un equipo mediocre, donde destacaban algunos jugadores muy conocidos en España como David Wood, Wendell Alexis, Michael Hawkins o Jason Sasser. Este equipo fue incapaz de presentar batalla a las emergentes selecciones europeas y tuvo que conformarse con la medalla de bronce. Acumularon dos derrotas, ante Lituania en la primera fase y ante Rusia en semifinales, quedando relegados a disputar el bronce ante Grecia. En la primer fase superó a España por 75 a 73.

En Sidney comenzó la gran debacle del baloncesto americano, a pesar de acabar imbatidos y por tanto llevarse la medalla de oro. La cuarta versión del Dream Team lo pasó francamente mal para superar a una mediocre selección francesa en la final (86 a 75) pero con quien más cerca estuvo de perder fue ante Lituania. Sarunas Jasikevicius tuvo en su mano la posibilidad de entrar en la historia pero su triple en el último segundo no llegó al aro americano, aunque cuatro años después el base se tomaría la revancha. Además los jugadores NBA demostraron feas maneras tanto dentro como fuera de la pista, dejando una pésima imagen en los juegos australianos.

A pesar del claro descenso de popularidad y de contundencia en las victorias, el Dream Team americano seguía invicto en sus participaciones. Desde que irrumpieron en 1992 hasta la final de Sidney los americanos llevaban un balance de 48 a 0, pero hasta el mismo David Stern señalaba que tarde o temprano llegaría una derrota de los jugadores profesionales americanos.


Los argentinos fueron los primeros en derrotar al Dream Team (Foto EFE)

Indianápolis marca el final de la imbatibilidad

Diez años después del impacto del primer Dream Team, la selección estadounidense, integrada por jugadores de la NBA, caía derrotada en una campeonato del mundo, y además lo hacía ante sus propios aficionados. La quinta versión del Dream Team inició su andadura en el mundial con cinco victorias, ante Algeria, Alemania, China, Rusia y Nueva Zelanda, pero en el último partido de la primera fase, que le enfrentó a Argentina, llegaría la histórica derrota, por 87 a 80, convirtiéndose en el primer Dream Team que era superado tras 58 victorias consecutivas.

Lo peor estaba aún por llegar, y lo haría en el siguiente partido, el de los cuartos de final. Estados Unidos era eliminado por Yugoslavia, lo que dejaba a los americanos sin la posibilidad de luchar por una medalla. En ese mundial aún encajarían una derrota más, ante España en la lucha por la quinta plaza. Los jugadores que formaron parte de aquel histórico equipo fueron Michael Finley, Baron Davis, Andre Miller, Jermaine O’Neal, Antonio Davis, Paul Pierce, Reggie Miller, Shawn Marion, Jason Williams, Ben Wallace, Elton Brand y Raef LaFrentz.

En Atenas sigue la mala racha

En los Juegos Olímpicos disputados en Grecia el Dream Team VI volvió a subir al podio, pero sólo para llevarse la medalla de bronce. En semifinales otra vez Argentina era la encargada de frustrar las aspiraciones de los estadounidenses. Precisamente fue un jugador NBA, Manu Ginobili (29 puntos), el encargado de apartar a la selección USA de la lucha por la medalla de oro.

A pesar de mejorar el sexto lugar que ocuparon en Indianápolis, el papel del combinado que jugó en Atenas fue francamente negativo. En la primera fase sufrieron una humillante derrota ante Puerto Rico, que les superó por un contundente 92 a 73. En la liguilla aún llegaría otro palo, la derrota ante la Lituania de Jasikevicius, que les relegaba a la cuarta posición de su grupo y les obligaba a enfrentarse a España en los cuartos de final. La fabulosa actuación del dúo formado por Marbury e Iverson permitió a los americanos acceder a las semifinales. Posteriormente llegaría la derrota ante los argentinos y el triunfo ante los lituanos que permitió a los americanos llevarse el bronce.

En las dos últimas competiciones, Indianápolis y Atenas, el Dream Team acumuló seis derrotas, un balance que sin duda ha cambiado mucho el discurso de los americanos. “Hemos hecho lo que hemos podido. Los americanos piensan que somos como el equipo de 1992 y que debemos ganar a todo el mundo de 40 puntos. No comprenden lo difícil que ganar a equipos como Argentina”, señalaba Gregg Popovich, ayudante en los últimos juegos de Atenas y entrenador en San Antonio de Manu Ginobili, Fabricio Oberto y Tony Parker.

Marcus Ramon
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos