Artículo

Francia, la colonia predilecta de la NBA
La llegada en 2001 de Tony Parker a la NBA ha abierto un nuevo mundo: Francia, nueva colonia predilecta. En cinco años, siete jóvenes jugadores galos marcados por un patrón parecido (muy atléticos, de raza negra y con sentido táctico y de equipo), han dado el salto a la NBA: Diaw, Pietrus, Gélabale, Petro, Parker, Turiaf y, ahora, Diawara. Muchos, miembros de la generación campeona de Europa junior en 2000, pero también avanzadilla de una colonización progresiva y que tendrá continuidad: hay un gran número de promesas emergentes y Francia es vigente campeona de Europa Junior y cadete, además de seguir forjando talentos en el inigualable Insep. Jordi Plà nos explica este fenómeno


Tony Parker abrió la puerta a la que hoy es la colonia predilecta de la NBA: Francia (Foto EFE)

Sendai, Japón. 19 de agosto de 2006. Tercer y último partido de la jornada inaugural del grupo A del mundial de baloncesto. Argentina y Francia saltan a la cancha y el seleccionador francés Claude Bergeaud decide salir de inicio con Tony Parker en la dirección, Mickael Pietrus y Mickael Gelabale en las alas y Boris Diaw y Johan Petro como jugadores interiores. Un cinco inicial que bien vale una apuesta. Media de edad, 23 años. De altura, 200 centímetros. Porcentaje de grasa corporal, inferior al 5%. Nacionalidad, francesa de raíces coloniales. Lugar de trabajo, la NBA. Ambiciones, todas.

Hace unos pocos años hablar de Francia y en el mismo párrafo hablar también de la NBA era contar mentiras, dar carácter verídico a la ciencia-ficción. De hecho, el siglo XXI ya era una realidad como cualquier otra y lo francés en la NBA todavía era un cuento chino. Cinco años más tarde, todo ha cambiado. No sólo hay jugadores franceses en la mejor liga del mundo sino que el buen ojeador americano ya no sale de casa sin un diccionario inglés-francés entre sus bártulos. Que la historia es de los historiadores no pasa de ser un eufemismo para decir que es de los vencedores, y en ella Francia y sus innumerables colonizaciones ocupan unos buenos capítulos. Martinica o Guadalupe fueron y son vivero de franceses de la efe a la ese, y al paso que vamos Francia será muy pronto otra colonia. En este caso, de la NBA.

La penúltima prueba se dio en la pasada liga de verano de Las Vegas. En ella, y en los cinco partidos que jugaron los Denver Nuggets, se vio a un chico de 23 años de nombre Yakhouba y de apellido y nombre baloncestístico Diawara. Los fieles del baloncesto italiano ya sabían de este alero de 2,00m, pues a principios de año llegó al Climamio de Bolonia procedente del Dijon francés. Acabó la temporada con la Effe anotando 10,6 puntos con un 68% en tiros de dos y un 54% en triples, además de irse a casi cuatro (3,8) rebotes por partido. Números que la ruleta de Las Vegas no multiplicó, pero tampoco empeoró: 11,8 puntos con un 55% en tiros de campo y 3 rebotes en 23 minutos de juego. Resultado, dos años garantizados por parte de la franquicia de Colorado.


La polivalencia de Boris Diaw, cotizado tesoro en la NBA (Foto EFE)

Diawara significa el optimismo del baloncesto americano por el jugador francés, el optimismo que algún visionario vio en Tony Parker y que con la explosión de Boris Diaw esta temporada en los Phoenix Suns parece no tener fin: del 2001 a la próxima temporada la liga americana habrá pasado de tener sólo en competición a Moiso o Abdul-Wahad (con muy poca unión con el baloncesto galo) a tener siete nuevos jugadores (además de los citados) Los números o los partidos jugados en una temporada son lo de menos. O como mínimo colateral. Los números son las patatas y de lo que se trata es de apostar por el bistec, por unos jugadores con un físico que nada tiene que envidiar al de cualquier joven americano de raza negra y, eso sí, con un sexto sentido táctico para jugar al baloncesto. El jugador francés no es un objetivo por su físico, sino porqué como dicen los americanos sabe como jugar a esto.

Fertilidad deportiva programada


Ronny Turiaf, una de las últimas aportaciones galas a la NBA (foto EFE)

Entre 1976 y 1977 Claude Pineau daba empuje en Francia a la fusión del Instituto estatal del deporte y el de Educación física, una síntesis que daba vida al Insep, al Instituto francés del deporte y la educación física, institución que con otro carácter había sido fundada en 1945. En plata, con el Insep los franceses creaban su centro de alto rendimiento para jóvenes atletas, un recinto de más de 36 hectáreas ubicadas (como no) en París, y en dónde dieron sus primeros pasos hacia el profesionalismo Tony Parker, Boris Diaw, Johan Petro y Ronny Turiaf. Cuatro de los siete franceses de la NBA son producto del programa de formación oficial del deporte francés. Esto, y la apuesta por el jugador joven a que obliga la situación económica del baloncesto galo de unos años a este punto son dos buenas razones para no caer en la sorpresa al ver la facilidad con que se salta el Atlántico en el país vecino. Una vía de agua que sin duda se abrió con el, por entonces, experimento llamado Tony Parker. De Gregg Popovich se podrán decir muchas cosas. Malas, buenas o peores, pero al buen hombre no se le podrá acusar que el baloncesto del Viejo Continente le deja indiferente. La elección de los Spurs de San Antonio en el draft de 2001 de un base nacido circunstancialmente en Brujas, de nacionalidad francesa y de poco más de 1,80m. fue una invitación al escepticismo para toda la parroquia conservadora tejana, que veía como el suministrador de balones a Tim Duncan pasaba por ser un chico de 19 años que llegaba de la liga francesa. Con buenos números (15 puntos i 5,6 asistencias), sí. Pero de la liga francesa, y de un equipo llamado Racing de París.

Luego, los dos anillos de San Antonio han dado la razón a Popovich, y el tiempo y los partidos han modelado a Parker y a sus condiciones físicas, han engordado su juego con sesiones personales de tiro. Pero el bagaje táctico, el sentido colectivo del juego ya estaba en el producto escogido por los Spurs en junio del 2001. El primer base francés en la historia de la liga americana no fue sólo eso. Es también el jugador que ostenta el mayor número de partidos de Playoff jugados antes de los 24 años en la historia de la liga, y por entonces fue el pionero en la importación americana de jugadores franceses, de jugadores con físicos mayúsculos y con bagaje táctico individual y colectivo, el gran vacío del baloncesto americano universitario y de instituto de las últimas temporadas.

Puertas abiertas

A los pocos días de que TP consiguiera su primer anillo de campeón de la NBA, los Golden State Warriors escogían en el número 11 del draft del 2003 a Mickael Pietrus, el siguiente producto francófono en aterrizar en la tierra prometida. Pietrus llegaba procedente del Pau Orthez, después de cuatro años en el mejor equipo galo de por entonces. Con él y su 1,98m se inauguraba otro patrón en la importación: elementos polivalentes capaces de ocupar hasta tres posiciones en el campo. Nacido en Abimes, en Guadalupe, la apuesta por Pietrus tiene más logro que el que enseñan sus estadísticas en los Warriors, porque estar en medio de Parker y Diaw en la cronología de sucesos no es el mejor lugar para despuntar. En cualquier caso, Pietrus lleva tres temporadas en la liga con unos números bien sólidos, y su relevancia en la selección nacional está fuera de toda duda. Como desde esta temporada lo está la de Boris Diaw, la confirmación de que a lo mejor sí es oro todo lo que reluce en Francia. Llegado por la puerta 21 del mismo draft que Pietrus, y después de un par de temporadas perdido en la mediocridad y el banquillo de Atlanta, la apuesta de otros dos incondicionales del Viejo Continente como Mike D’Antoni y Jerry Colangelo han hecho de Diaw el paradigma de hombre alto polivalente, del objeto poliédrico no identificado: 14 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias por noche jugando debajo de la cesta. Una explosión a los 24 años que tiene sus raíces tanto en el Insep (tres cursos) como en el Pau Orthez (otros tres).


Alexis Ajinca, campeón de Europa junior, uno de los grandes futuribles NBA de Francia (Foto FIBA Europe)

Raíces que comparte Johan Petro, pívot de 214 centímetros escogido por los Sonics en el número 25 y con 19 años, y que antes también estuvo tres temporadas en el Insep y otras dos en el Pau. Como Ronny Turiaf de los Lakers, jugadores con más futuro que presente, con más físico que prestaciones pero con toda la confianza de sus franquicias. Turiaf es aquí la diferencia que da sentido a la norma. O casi, porque este hijo de Fort-de-France, en Martinica, es también otro ilustre del Insep, en dónde estuvo tres años antes de irse en el 2001 a Gonzaga, a cumplir con los preceptivos cuatro cursos de baloncesto universitario. Los dos, al igual que Mickael Gelabale, productos del draft del 2005. Con el francés del Madrid, que las dos próximas temporadas buscará sus minutos y su protagonismo en los Sonics de Petro, vuelve la polivalencia y el sentido colectivo del juego. Y como Diawara, y haciendo caso a su menguante protagonismo esta última temporada en el Madrid de Bozidar Maljkovic, encontramos en él otra muestra que lo francés en los Estados Unidos está, como mínimo, de enhorabuena.

Una fe casi ciega por todo lo francófono que podría llevar al baloncesto americano en muy poco tiempo a Mamouto Diarra (Chalon, alero del 80), único jugador de la «generación de Parker» que todavía no está en la NBA y que este junio ya estuvo en San Antonio participando en un Workout de los Spurs. O también, y en pocos años, a jóvenes realidades como Sourata Cisse (Pau Orthez, escolta del 86), Mickael Mokongo (Chalon, base del 86) o los recientes campeones de Europa Junior Ludovic Vaty (Pau Orthez, ala pívot del 88), Alexis Ajinca (Pau Orthez, pivot del 88), Nicolas Batum (Le Mans, alero del 88) y Antoine Diot (Insep, base del 89). Todos menos Mokongo y Batum con pasado en el Insep, otra distinción que cotiza y vende en la tierra adoptiva de este protectorado baloncestístico llamado Francia.

JugadorNacimientoIniciosNBA
Tony Parker17/05/82, BrujasInsep (97-99)
R.Paris (99-01)
Spurs (2001-)
Mickael Pietrus07/02/82, GuadalupePau Orthez (99-03)Warriors (2003-)
Boris Diaw12/04/82, ParisInsep (98-00)
Pau Orthez (00-03)
Hawks (2003-2005)
Suns (2005-)
Johan Petro27/01/86, ParisInsep (00-03)
Pau Orthez (03-05)
Sonics (2005-)
Ronny Turiaf13/01/83, MartinicaInsep (98-01)
Gonzaga (01-05)
Lakers (2005-)
Mickael Gélabale22/05/83, GuadalupeCholet (00-04)
Real Madrid (04-06)
Sonics (2006-)
Yakhouba Diawara29/08/82, ParisDijon (99-02)
Idaho (03)
Pepperdine (03-05)
Dijon/Climamio (06)
Nuggets (2006-)

Jordi Plà
Periodista de El 9 Esportiu

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos