Nota de agencia

El Mundial femenino tendrá un campeón diferente en 2006
Australia y Rusia, dos selecciones que llegaron a la XV edición del Mundial femenino como alternativas al poder hegemónico de Estados Unidos, disputarán este sábado en Sao Paulo una final inédita que premia la regularidad de ambos países en los últimos años

Sao Paulo, 22 sep. 2006 (EFE).- Después de catorce ediciones ya disputadas del Mundial femenino desde 1955, en Brasil se coronará mañana a un campeón sin antecedentes de título.

La selección de baloncesto de Estados Unidos, que partió una vez más como la súper favorita, a pesar de quedar relegada ayer a la disputa del tercer puesto con Brasil, reina con siete títulos en la historia de un torneo que consagró países que ya no existen.

La Unión Soviética se alzó con seis títulos (1959, 1964, 1967, 1971, 1975 y 1983), Checoslovaquia terminó dos veces en el segundo puesto y cuatro veces en el tercero.

Las jugadoras de Rusia, principales herederas de las seis ediciones mundialistas conquistadas por la desintegrada URSS, cayeron ante República Checa en la final del Campeonato Europeo de 2005 disputado en Turquía, pero se tomaron la revancha antes del Mundial con una victoria aplastante por 95-46.

Con el resultado, las acciones de República Checa en el Mundial sufrieron un fuerte descenso y las jugadoras rusas llegaron a Brasil con moral, aunque sufriendo aún las turbulencias de algunos problemas internos en el vestuario.

Pese a ello, a un discreto comienzo (derrotó sin mucho brillo por 84-50 a Nigeria y 86-66 a China), y a la caída ante EEUU por 80-90 en el cierre de la primera fase, las de Igor Grudin aprovecharon el bajo perfil para corregir errores y preparar el golpe maestro.

Lo propinaron el jueves en el Gimnasio do Ibirapuera, cuando nadie esperaba y contra nadie mejor que el equipo de Anne Donovan.

La hazaña de haber derrotado por 75-68 a EEUU vale como venganza por partida doble, ya que en las finales de las ediciones de Alemania'98 y China 2002, Rusia había caído ante Estados Unidos.

La victoria de las rusas puso fin a un invicto de 50 partidos de las estadounidenses en Mundiales y Juegos Olímpicos, que se remontaba a 1994.

El último partido que EEUU había perdido hasta ayer fue en las semifinales del Mundial de Australia'94, ante Brasil, que a la postre se coronó campeón al imponerse en una final con China.

Independiente de lo que ocurra este sábado, Australia ha escrito la mejor página de su historia en el baloncesto femenino, ya que en los dos últimos torneos debió conformarse con el tercer puesto.

Las "aussies" llegan en la plenitud de su forma y con una generación de ensueño, que en los últimos seis años se colgó dos medallas de plata olímpicas, en Sydney 2000 y Atenas 2004.

De la mano de la Lauren Jackson y Penelope Taylor, las jugadoras de Jan Stirling han impuesto un juego colectivo ordenado, rápido , fuerte en defensa y cadencioso en ataque.

Las oceánicas llegaron a su primera final tras batir el jueves a las anfitrionas brasileñas por 88-76.

Perdían por nueve puntos de diferencia al término del segundo cuarto y con una frialdad desconcertante dieron la vuelta a la historia en el último corte, en apenas tres minutos.

Australia: Penelope Taylor, Kristie Harrower, Belinda Snell, J. Whittle y Lauren Jackson. Entrenadora: Jan Stirling.

Rusia: O. Rakhmatulina, N. Vovopyanova, T. Shchegoleva, Ilona Korstin y Maria Stepanova. Entrenador: Igor Grudin.

Escenario: Gimnasio do Ibirapuera, en Sao Paulo.

Hora: 14.00 local (17.00 GMT).




© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos