Artículo

El Ciudad Ros Casares pasa del infierno turco al cielo de la Final Four
Muchos han sido los años que ha tenido que esperar, pero por fin el Ciudad Ros Casares ha logrado el objetivo de alcanzar la Final Four de la Euroliga femenina. Y lo ha logrado después de disputar 45 minutos de una enorme tensión donde ha tenido que hacer frente a un gran equipo como ha sido el Fenerbahçe, pero también a una afición turca que ha insultado, escupido y lanzado objetos a las valientes jugadoras valencianas. En un final de infarto Delisha Milton-Jones (30 puntos y 13 rebotes) logró palmear un balón y forzar una prórroga donde las valencianas supieron templar los nervios y alcanzar su ansiado objetivo


El Ciudad Ros Casares sufrió pero ya está en la Final Four (Foto Fibaeurope.com)

Redacción, 28 Feb. 2007 .- Restaban poco menos de 8 minutos, el Ciudad Ros Casares perdía frente al Fenerbahçe por 61 a 53 y veía como se escapa el sueño de disputar la primera Final Four de su historia. Habían sido 32 minutos de errores, imprecisiones y nervios, muchos nervios. Sin embargo, cuando más difícil parecía el reto, surgió el orgullo de campeón del Ciudad Ros Casares y logró dar la vuelta al marcador para, primero forzar la prórroga, y después llevarse el triunfo de la infernal pista del Caferaga Sports Hall, donde el Fenerbahçe sólo había dejado escapar un triunfo en esta Euroliga.

Antes de comenzar el partido, la misión ya era de por sí complicada, ya que, como señala Elisa Aguilar, “sabíamos que era un partido muy duro, en un ambiente hostil donde los aficionados no paran de gritar, lanzar objetos y escupirnos”. La gran capitana del Ciudad Ros Casares, con la propia alegría del momento, relataba lo que para ella fue la clave del partido, “sabíamos que lo importante era mantener la calma porque iba a ser un partido muy largo. Teníamos que jugar concentradas y así lo hicimos. Nunca perdimos la cabeza, incluso cuando íbamos 10 abajo. Éramos conscientes de que somos mejor equipo que ellas y que si jugábamos como sabemos podríamos ganar”.

Una palabras que ratifica Elena Tornikidou, la veterana escolta que a sus 41 años ha vuelto a vivir uno partido inolvidable. “Hemos sacado un partido muy difícil, donde el equipo ha realizado un gran trabajo para vencer”. Tornikidou destaca que se ha tratado de un partido que se ha jugado “con gran intensidad, en donde no podíamos descentrarnos, pero que también ha sido muy bonito de jugar”.


Delisha Milton-Jones fue la heroina del encuentro con 30 puntos y 13 rebotes (Foto Fibaeurope.com)

Enfrente del Ciudad Ros Casares no sólo estaba del complicado Fenerbahçe (equipo que les había derrotado en los dos partidos de casa disputados esta misma temporada), sino que las jugadoras valencianas sabían que deberían de luchar contra un ambiente totalmente adverso, con una hinchada que por momentos superaba el límite de la deportividad. Como destaca Tornikidou, “nos han lanzado todo tipo de objetos”. Sin embargo, el equipo supo rehacerse y mostró una gran serenidad en los momentos decisivos. “Somos jugadoras y estamos en la cancha. Ya habíamos jugado dos partidos en Turquía y estábamos preparadas para todo”. Al respecto, Elisa destaca que “el equipo demostró mucho orgullo y casta porque se ha demostrado que es muy complicado vencer en Turquía”.

Sin embargo, durante muchos minutos el equipo valenciano sufrió las acometidas de un Fenerbahçe que sabía aprovechar sus oportunidades de la mano de su pívot Tammy Sutton-Brown (22 puntos) y Cappie Pondexter (número dos el pasado draft de la WNBA) que con 20 puntos asumía la responsabilidad de anotar para su equipo. “Ellas han vivido de nuestros errores y de Cappie Pondexter a la cual hemos defendido mejor en la prórroga y hemos podido vencer.” Hemos sabido jugar con más calma que ellas”, resalta Aguilar.

Por suerte, las valencianas contaban con una de las mejores jugadoras del mundo, Delisha Milton-Jones. La ala-pívot del Ciudad Ros Casares hizo un partido sencillamente perfecto. Con 30 puntos, 13 rebotes y 4 asistencias, Milton-Jones no podía esconder la emoción al final del partido. Estoy enormemente feliz, mi cuerpo está exultante, es un momento increíble y fantástico”, señala una Milton-Jones que ha querido resaltar el gran trabajo realizado por todo el equipo. “Todas queríamos ganar el partido y todas creímos en la victoria durante todo el encuentro”.

Pero Milton- Jones también fue la heroína del partido ya que en el último segundo un palmeo suyo permitió forzar la prórroga. Con anterioridad dos tiros libres de Yilmaz situaban al equipo turco dos puntos arriba (71-69) a falta de 7 segundos para la conclusión del partido. En el siguiente ataque el balón acabó en las manos de Allison Feaster que completamente sola erró el triple lanzado. “No era la opción marcada, pero al final llegó el balón a Feaster en la línea de tres y, aunque falló el triple, la mano santa de Delisha estaba ahí para palmear el balón y forzar la prórroga”, comenta Aguilar. Por suerte, ahí se encontraba Milton-Jones para anotar la última canasta del partido.“Tuve la cabeza fría y concentrada en hacer un buen lanzamiento”, afirma la americana.

Por un momento el caos hizo presencia en la pista del Fenerbahçe, no se sabía si el palmeo de Milton-Jones había entrado en el tiempo reglamentario y la afición turca comenzaba a festejar la clasificación de las suyas lanzando objetos a la pista de juego. Por si esto no fuera suficiente, un árbitro hacía gestos de anular la canasta y se intuía el drama. “Pensaba que no la daban. Cuando la ha metido he pensado ‘en Turquía no la dan ni de coña’”, afirma Elisa Aguilar. Por suerte, los colegiados, tras consultar con la mesa del partido, decidieron dar por válida la canasta. “Sabía que la canasta era buena. Fuimos con los árbitros a la mesa y los oficiales de mesa tenían claro que la canasta era buena”, resalta Milton-Jones.


Las jugadoras del Ciudad Ros Casares celebraron el pase a la Final Four en el vestuario

La canasta fue un mazazo psicológico que el equipo turco no pudo hacer frente y como subraya la capitana del Ciudad Ros Casares, las valencianas se mostraron superiores en el tiempo añadido. “En la prórroga el equipo ha salido más centrado. Todo el equipo ha jugado de una forma increíble y todas han aportado cosa importantes; desde Marina (Ferragut) con un triple decisivo en la prórroga, hasta Margot (Dydek), que está lesionada y no se puede sentar, pero que nos ha ayudado mucho”.

Tras una intensa eliminatoria y 45 minutos de infarto, el Ciudad Ros Casares se imponía por 82 a 80, logrando su pase a la Final Four. Los nervios daban paso a la euforia y a las lágrimas de felicidad, el objetivo estaba cumplido. “Es la primera vez que el Ciudad Ros Casares está en la Final Four. Ahora falta esperar que la Final se realice en Valencia. Aunque Elisa no se conforma con lo logrado y “una vez ya estamos en ella vamos a luchar por ganar”.

Una cita especial para un equipo y una ciudad que ha luchado durante mucho tiempo para lograr alcanzar la Final Four y un evento muy especial para Elena Tornikidou que a su edad conserva la ilusión de lograr el cetro europeo. “Estoy muy contenta. La Final Four es un reto para mí. Después de mucho tiempo voy a poder volver a disputar una final”.

Eso será en el 30 de marzo aunque mucho antes sabremos si el equipo logra la organización de la Final Four, sin duda el broche ideal para una temporada para el recuerdo, pero que las jugadoras valencianas quieren redondear logrando ante su afición coronarse como reinas de Europa.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos