Artículo

Tyrone Ellis, triples desde el exilio
El jugador de Cajasol Tyrone Ellis ha vivido un verano ajetreado, por culpa del conflicto armado que vivió de primera mano en Georgia. El norteamericano, con visado del país caucásico, tuvo un exilio forzado y disputó todos los partidos del Preeuropeo con su combinado como visitante. Antibélico declarado, Ellis relata su experiencia desde la incomprensión que le produce cualquier guerra


Tyrone Ellis destacó con sus triples en el Preeuropeo (Foto FIBA Europe)

Había sido un entrenamiento más. Sesiones de tiro, carrera continua, ensayos tácticos. El Preeuropeo estaba a la vuelta de la esquina y había que poner a tono al equipo para la ocasión. Era un día de agosto como otro cualquiera. O al menos eso le parecía a Tyrone. Sin embargo, a las cuatro de la tarde de 9 del agosto la televisión georgiana sobresaltó a todos los que en aquellos momentos la veían con una noticia de impacto: Rusia había atacado Tbilisi, capital de Georgia.

Lo último que se le pasó por la cabeza a Ellis a la hora de recoger su pasaporte georgiano, tres años atrás, era una situación similar. Ficción cruel, pesadilla real. El jugador nacido en Texas poco sabía de armas, de guerras, de seguridad nacional o del origen del conflicto. Osetia del Sur, Abjasia y la misma Rusia le resultaban más lejanos al jugador que su propia Dallas natal.

Por suerte, los ojos del norteamericano vieron con terror esas bombas sólo por la pequeña pantalla y no sobre su propio cielo. Los ataques más virulentos se produjeron en Gori, a 70 kilómetros de la capital. Sin embargo, las imágenes del conflicto que pudo observar no se borrarán de su retina con facilidad. Ni a él ni a los suyos. “Mis familiares estaban muy preocupados cuando vieron por televisión lo que estaba ocurriendo en el país. Ellos estaban en Estados Unidos y observaron imágenes aún más duras de las que emitían en las televisiones georgianas. Además, estaban cortadas todas las comunicaciones. No había teléfono, no había nada, por lo que no podía llamarles. Una verdadera locura”.

El jugador de Cajasol reconoce que su sufrimiento era doble por la situación de indefinición de esos días y por lo mal que lo pasaron su mujer y sus padres. El miedo era inevitable. “Al principio estaba tranquilo ya que me dijeron que todo iría bien, que no me preocupara. Pero, al fin y al cabo, una guerra es una guerra, ¿verdad?”. En circunstancias así, el baloncesto pasaba a un segundo plano. “Estábamos en el corazón del conflicto cuando éste empezó, se cerró el aeropuerto, era un caos continuo. Dejamos entonces de entrenar durante unos días, ya que lo pasábamos muy mal viendo cómo se desarrollaba el conflicto, todo el mundo estaba aterrado allí”.

Pero en el baloncesto, como en otros muchos ámbitos de la vida, hasta en las situaciones más terribles “el show debe continuar”. Georgia estaba en la división B del Preeuropeo y la FIBA propuso una alternativa, la solución menos traumática que compatibilizase un desarrollo normal del basket y la seguridad e integridad física de los propios jugadores. Por ello, se determinó que la Selección jugara todos los partidos fuera de casa. Un verdadero exilio hasta que las bombas callasen para siempre. “Este verano, hemos jugado los cuatro partidos del Preeuropeo fuera de Georgia, siempre como visitantes. Yo no tenía problemas con jugar en mi país y ya lo había hecho en los años anteriores, pero la situación era excepcional y se decidió así”.


El norteamericano quiere triunfar en el Cajasol (Foto Joaquim Alberch / EnCancha)

Más allá de los viajes, el combinado caucásico debía encontrar a tiempo un lugar en el que poder seguir entrenando con normalidad. “Al final, el equipo acabó en Austria. Allí pasamos dos semanas de concentración alejados de los nuestros”. Con esas circunstancias, sorprende especialmente el buen papel del equipo en el Preeuropeo. En el estreno, Georgia superó a Luxemburgo por 65-98 con 24 puntos y cinco triples de ‘Ty’. Otros cinco tiros de tres y veinte puntos sumó el norteamericano con pasaporte georgiano en el triunfo de su combinado a domicilio ante Irlanda por 77-94. El acabose se produjo ante la República Eslovaca (78-101), en el que Ellis anotó media docena de triples -acabó como máximo triplista en el torneo-, alcanzando nuevamente la veintena de puntos.

Sin embargo, los Boisa, Sanikidze, Tskitishvili, Pachulia y compañía, cuando estaban a un solo paso de acceder por la puerta grande a la división A, cayeron ante Suecia por 61-59. Fue un mal día de Tyrone y de todo el equipo georgiano, que tras tantas penurias vividas y tanto esfuerzo por el camino, se quedaba a un paso del liderato de su grupo. No obstante, el entrenador nacional Igor Koskoskov consideró que “las cinco semanas de exilio y todos los partidos como visitantes, pese a ser una circunstancia adversa, no eran excusas válidas”.

Por tanto, Tyrone Ellis espera acabar en el futuro el proyecto en el que se embarcó en 2005 y en el que tiene despositadas muchas de sus ilusiones. “Hace tres años empecé a jugar con Georgia, convencido por Gordon Herbert, antiguo entrenador mío en el Frankfurt Skyliners y actual miembro del cuerpo técnico de Toronto Raptors”. ¿Y por qué Georgia y no otro país? Para el de Cajasol, es una cuestión de afinidades. “Me encantan los georgianos. Son mis hermanos, son mis amigos. Gente realmente muy buena, me dieron la bienvenida al equipo, me dieron la bienvenida al país y eso me encantó”. Sin embargo, Tyrone tiene aún una asignatura pendiente: “No, todavía no hablo georgiano”.

La decepción estival con su Selección ya es agua pasada para un Ellis que ahora se centra en el Cajasol, con el que no ha empezado bien la temporada, sumando tres derrotas en otros tantos partidos. El jugador reconoce tener el cuerpo “muy cansado tras el Preeuropeo. Aunque ahora sólo me centro en tener una buena campaña y cumplir los objetivos individuales y colectivos marcados”. El jugador desea que la racha de su equipo cambie y que mejore para ofrecerle una temporada más ilusionante que las anteriores a sus aficionados. “Quiero ganar muchos partidos con Cajasol. Tuvimos una gran segunda vuelta en la pasada temporada y creo que con Manel Comas desde el principio de temporada en este equipo podemos alcanzar los Playoff”.


Ellis realizó espectaculares mates luciendo el "No a la Guerra"

Alejándose del mundo de la canasta, Tyrone desea agradecer públicamente a su equipo el buen trato recibido durante su pesadilla georgiana. “Cajasol estuvo en contacto conmigo durante todo el conflicto. Me mandaron emails, me telefonearon para ver cómo estaba… fueron muy buenos conmigo”.

Han pasado sólo dos meses de aquellos días grises en el Cáucaso. “La Guerra de los Cinco Días”, fuera ya del foco mediático internacional, queda para los libros de historia y para el lamento de los que lo perdieron todo en aquel funesto conflicto. El drama de Tyrone Ellis no fue más allá de su condición de testigo, aunque el estadounidense es un jugador comprometido y se niega a aceptar como normal este tipo de guerras. “Estoy totalmente en contra de lo conflictos armados, son terribles. Mucha gente muere en cada guerra sin razón, no puede ser”.

El jugador de Dallas (Texas), región conservadora por excelencia, no esconde sus ideas políticas, manifiesta su ideología abiertamente, aprovechando la ventana al mundo que le proporciona el baloncesto para denunciar injusticias. “El deporte debería unir a la gente. Las personas se ponen feliz al vernos, el deporte siempre hace a la gente sonreír. Y no debe mezclarse con conflictos así. Yo fui a Georgia a jugar simplemente, a nada más que eso”.

Tyrone ya sorprendió a todos en el concurso de mates de 2003. En aquel All Star de la ACB, el jugador, entonces en las filas de Casademont Girona, lució una cinta en la cabeza con un lema tan directo como de actualidad en aquellos días: “No a la guerra”. Antibélico declarado, el jugador manifiesta sin tapujos que espera “una victoria de Obama en las próximas elecciones” y que “el presidente mande traer de vuelta al ejército estadounidense a casa de una vez”.

Esta es la historia de las peripecias estivales vividas por Tyrone Ellis. El nacionalizado exiliado. Odisea fruto de la guerra, bombas incomprendidas, temor con fundamento. Triples desde el exilio.

Daniel Barranquero
@danibarranquero
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Tyrone Ellis
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos