Artículo

España se mide a Rusia en semifinales con ganas de completar su venganza
España está a un paso de repetir presencia en la final del Eurobasket. Este viernes y frente a Rusia, las chicas de Evaristo Pérez tienen la oportunidad de vengarse del equipo que les derrotó en los pasados campeonatos


España quiere vengar sus últimas derrotas frente a Rusia (Foto EFE)

Redacción, 18 jun. 2009 Una vez más, España se cita con las medallas en una competición internacional. Como está siendo costumbre en los últimos torneos continentales, el conjunto de Evaristo Pérez lucha por las medallas demostrando el magnífico estado de salud del baloncesto español.

Poco importa que Amaya Valdemoro, indiscutible estrella e icono del baloncesto femenino en la última década, haya participado en apenas dos partidos, o que unas jóvenes nacidas en el 89 estén asumiendo un papel importante en el equipo, España llega a semifinales y lo hace como el equipo que ha evidenciado una mayor superioridad en cuartos.

Mientras Bielorrusia y Rusia necesitaban de la prórroga para alcanzar la penúltima ronda, Francia (otra de las grandes favoritas) sufría más de lo necesario para derrotar a Grecia.

Ahora poco importa todo lo anterior porque en juego está el pase a la gran final y asegurar, cuanto menos, la medalla de plata. Para España el reto tiene un nombre propio: Rusia.

El equipo dominador en los últimos torneos continentales se ha convertido también en la particular bestia negra de las españolas. En el pasado campeonato del mundo y Juegos Olímpicos se cruzaron en cuartos derrotando a la españolas. Aunque sin duda que la derrota más dolorosa fue la sufrida en la final del Eurobasket de Italia en el 2007.

Por suerte para España, la realidad de ambos equipos ha cambiado y las distancias entre uno y otro conjunto se han reducido y, hoy por hoy, es difícil señalar un favorito. Rusia es la campeona de Europa y medalla de bronce en la pasada olimpiada, pero llega al partido en las peores condiciones posibles.

Sufrió a Letonia en cuartos, sólo venció en la prórroga y evidenció que es una selección batible. Su derrota frente a Francia fue una premonición de los problemas que iba a tener una Rusia que está lejos de ser la selección dominadora de otros años.

Para empezar se nota la ausencia de Igor Grudin en el banquillo. Valeriy Tikhonenko no acaba de imponerse y hasta el presidente del Spartak de Moscú parece tener más poder en el banquillo ruso. Además, los cambios en la configuración del equipo no están dando resultados y Rusia, aunque presenta un equipazo, en los grandes partidos reduce su rotación a ocho o nueve jugadoras.

Se nota en exceso la falta de una base que de descansos de calidad a Becky Hammon y todos se acuerdan de la ausente Rahmatulina. Además, Tatiana Shchegoleva se lesionó en la primera fase del campeonato y probablemente no jugará el viernes.

Esta es una ausencia clave, pues si bien el puesto de base puede ser por momentos cubiertos por Volkova o incluso Korstin (amenaza en el rebote ofensivo) y Abrosimova son capaces e subir el balón, Rusia no tiene relevos interiores para la gran Shchegoleva.

Cierto es que el juego interior de Rusia sigue siendo de gran calidad y que la pareja formada por María Stepanova e Irina Osipova planteará muchos problemas a España. Sin embargo, Shchegoleva ha hecho mucho daño en los últimos enfrentamientos con su juego de cara al aro y tiros exteriores… eso el viernes no estará.



El acierto del perímetro español y controlar el rebote, claves para el resultado final (Foto Prodep.com)

Ausencias, lesiones, mal juego... pero favoritas

Es evidente que Rusia pese a las ausencias y su mal juego, se crece en los grandes momentos y que la llegada de Hammon (se incorporó el pasado miércoles desde la WNBA) les otorga un plus de genialidad y calidad. La pequeña base es una de las jugadoras más determinantes del mundo y es la encargada de decidir en los momentos importantes con sus penetraciones o triples imposibles.

Además, Rusia disfruta del gran momento de forma que está atravesando Svetlana Abrosimova. La alero ha crecido en este campeonato y está firmando su mejor participación con el equipo nacional. Ojo con ella porque es muy rápida y puede castigar tanto cerca de canasta con penetraciones como con un tiro exterior que ha perfeccionado con los años. Hoy en día, Hammon y Abrosimova son las únicas amenazas exteriores.

Pero la clave del partido para España pasa por evitar que Rusia domine los tableros. Stepanova suele brillar contra España y Osipova se maneja a la perfección cerca del tablero, por lo que Anna Montañana, Cindy Lima y compañía está en frenar los rebotes ofensivos del rival para evitar las segundas opciones que tanto mal hicieron antaño y, sobre todo, porque si España rebotea en defensa puede correr, la mejor arma del equipo de Evaristo Pérez.

Rusia no brilla especialmente por su defensa y eso quedó patente por lo problemas que tuvo ante Letonia, un equipo que vive del talento de una única jugadora. Frente a España, Rusia deberá estar concentrada todo el partido porque en un partido abierto Valdemoro, Aguilar, Palau o Torrens pueden matar a un equipo que llegará cansando.

España debe explotar su mejor estado físico y emocional. Tiene una oportunidad de oro para tumbar a su gran rival, sabe que Rusia vive de su quinteto titular (el banquillo sólo anotó dos puntos frente a Letonia) y que en el intercambio de canastas puede salir vencedora porque tiene tantos o más recursos.

Atrás queda la remontada estéril en Italia o la debacle del segundo tiempo en Pekín; el momento de España ha llegado y en Letonia la venganza puede (y debe) consumarse.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos