Artículo

Las dos caras del infierno griego
El baloncesto en Grecia vive del contraste de ver pabellones casi vacíos como los del Maroussi y Panellinios con auténticos infiernos como el del Aris de Salónica, una pista que se llena y donde el ambiente de sus hinchas nos recuerda a las noches europeas de los 90


Gradas vacías en Grecia, esta es la imagen que le espera al Gran Canaria 2014 (Foto Euroleague/Getty)

Redacción, 22 Mar. 2010.- Tradicionalmente jugar Grecia siempre era sinónimo de problemas y mil vicisitudes. A la dificultad que siempre ponían los equipos helenos había que sumar un largo historial de dudosos incidentes al final de los partidos con el reloj del encuentro y la caliente afición local.

Viajar a Grecia era viajar a un infierno deportivo, canchas repletas de aficionados que no cesaban de animar y que, atareados con bombos, megáfonos y potentes voces, convertían los pabellones en ollas a presión en donde los locales eran llevados en volandas y el "miedo escénico" hacía sucumbir a muchos rivales.

Sin embargo ese tiempo pasó y no todos los equipos griegos cuentan con el apoyo de sus seguidores. El caso más sangrante es el del Maroussi BC que ha completado una extraordinaria participación en Euroliga llegando a jugarse en la última jornada del Top 16 su pase a cuartos con uno de los presupuestos más bajos de la competición.

A pesar de este innegable éxito deportivo y muestra de compromiso de los jugadores, la afición no ha estado con ellos y el equipo ha presentado una de las afluencias a pabellón más bajas que se recuerdan en Euroliga. Jugando sus encuentros en el OAKA, con capacidad para 18.500 espectadores, resultaba impactante ver cómo sólo acudían a sus partidos una media de 3.187 seguidores. La mayor afluencia del Maroussi fue contra el Regal FC Barcelona con 5.800 espectadores y la menor contra el Olimpia Ljubliana con ¡500 espectadores!

Similar panorama dibuja la pista del Olympic Complex-Hellinikon, una cancha de reducida dimensiones donde el Panellinios juega en Eurocup. Este miércoles el Gran Canaria 2014 viajará a las antípodas de lo que solía ser el infierno griego porque jugará en una pista con sólo una grada central, capacidad para 1.200 espectadores y un aspecto general más propio de una segunda división que de una competición continental. Y a pesar de todo el campo no se llenará.




No lo ha hecho en toda la temporada y sólo ha logrado reunir a 1.662 espectadores en los seis partidos de Eurocup que ha disputaron como local. Una media de 277 seguidores que no ha impedido que el Panellinios esté invicto en casa. Precisamente el peligro griego reside en su fortaleza como local donde ha ganado todos sus partidos con una ventaja media de 13 puntos y donde el Gran Canaria cayó por 89 a 60 en la jornada inaugural… con 200 espectadores siguiendo el encuentro.

Pero no todos los campos griegos son iguales y todavía hay pistas donde se reviven los míticos ambientes de noche europeas de las décadas de los ochenta y noventa. Olympiacos se apoyará en su afición para alcanzar la Final Four de la Euroliga y el Aris de Salónica contará con una de las aficiones más ruidosas y calientes de Grecia para superar en la Eurocup al Power Electronics Valencia.

El equipo valenciano vivirá un ambiente hostil desde el primer minuto de partido, incluso antes de saltar a la pista notará la presión de los 5.138 espectadores que llenan el Alexandrio Melathro de Salónica. Un pabellón circular donde la afición no para de animar y dar color a un choque que siempre se hace largo para los rivales.

Es tal la afición hacia el equipo negro y amarillo que hasta sus fans han creado un grupo en Facebook para seguir y contar sus aventuras. En Eurocup, sólo el Le Mans fue capaz de ganarles en casa y el DKV Joventut comprobó la dureza del equipo de David Blatt al caer por 84 a 54. Sin duda que el reto del Power Electronics Valencia es salir vivo de un partido donde se vivirán imágenes como estas:

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos