Artículo

Bizkaia Bilbao, una década de transformación al asalto de la Eurocup
El club bilbaíno llega de una corta historia de diez años de crecimiento difícil de creer. Y de una temporada de cambio radical. La conjugación de dos intrahistorias al asalto de la Eurocup


Las instrucciones de Katsikaris, vistas motor de cambio (ACB Photo/Arrizabalaga)

Redacción, 15 Abr. 2010.- Diez años son suficientes para montar un club de cero y llevarlo a un título europeo. Como mínimo ponerlo a las puertas de él, y dejar que sea el 18 de abril quien decida y el Buesa Arena dónde. Y, como si en una década no hubieran podido existir puntos de inflexión posibles (los diversos ascensos, la primera clasificación para la Copa del Rey, la primera clasificación para Europa, la primera fase final europea, el cambio a un nuevo pabellón...), determinar que el verdadero salto, el punto de inflexión definitivo, está en Vitoria, como a 60 kilómetros de casa. “Todos maduramos, el equipo, el club y la afición lo hará porque hay momentos que no está acostumbrada a vivir. El punto de inflexión va a ser Vitoria”. Habla Gorka Arrinda, máximo accionista del Bilbao Basket Berri, en una entrevista al diario El Correo. Su club, luciendo el nombre de Bizkaia, tratará de asaltar por segundo año consecutivo el título de la Eurocup.

Tal vez porque la competición haya sido el oasis en el que siempre se ha sentido bien un conjunto que empezó la temporada en forma de desastre ACB. Balance inicial de 5-15, asentado en el penúltimo puesto de la clasificación, salida de Txus Vidorreta, llegada de Fotis Katsikaris y el Factor K, enorme sprint para dar alcance a los puestos de Playoff... La historia conocida, vaya. Sin aparentes motivos, porque no los había para explicar el deprimente arranque del Bizkaia Bilbao. De hecho, preguntado por una explicación al cambio vivido por el equipo, Arrinda es tajante: “Ninguna (explicación). Trabajamos con Txus (Vidorreta) para la confección de una plantilla en la que mantuvimos el bloque y nos hicimos con la primera opción de todas las que teníamos. Teníamos el círculo cerrado y no funcionaba el equipo. No sé los motivos. Llevo veinticinco años en esta profesión y no sé explicarlo. Como el hecho de que con un simple cambio de pieza la dinámica fuera completamente distinta. El caso es que hemos dado con la tecla exacta”. Pero, si se ha dado con la tecla exacta, es que habrá alguna tecla tocada o, por lo menos, tocable. Las teclas no se pulsan solas. Tampoco en baloncesto hay un único pianista, pero ni la magia ni la casualidad son capaces de pulsar las blancas y negras.

Las circunstancias han empujado al club a un ascenso frenético difícil de comprender. O ha sido el impulso del club el que ha modificado las circunstancias muchísimo más rápido de lo que se acostumbra. Y no cesa en sus proyectos: “Ahora estoy por disfrutar el momento, por sufrir esos nervios de una final, pero en mi mente ya están otro tipo de proyectos, como el tema de Miribilla, que será lo siguiente tras la Final Four. Nuestro ritmo en cuanto a creatividad, vivencia y retos no lo tiene ningún otro club en Europa”, dice Arrinda a El Correo. Todo sin detenerse ni un instante, y ampliando unas miras que, hasta ahora, siempre han tenido alguna todavía por encima. Pero, a este ritmo de ascensión, podrían hasta acabarse. Ahora, el título, el que sería primer título en la élite para el club, puede traer de rebote otro objetivo superior: “Estamos a dos partidos de jugar una Euroliga. No estaba muy desenfocado el objetivo inicial y esto todavía no ha terminado. Nunca hemos hablado públicamente de esto porque si dices que tu meta es la Euroliga nos tildan de locos. Pero en nuestra mentalidad siempre ha estado tener presencia en Europa para poder optar a ese sueño de jugar algún día una Euroliga”.

El apoyo de la marea bilbaína será absoluto. El miércoles se habían superado ya los 3.000 abonos vendidos por el club, lo que supone prácticamente un tercio de la capacidad del Fernando Buesa Arena vitoriano. Los 3.000 se frotarán los ojos con un club al que habrán visto nacer y crecer y del que no existía nada tangible una docena de años atrás. Y prácticamente los tres millares observarán con estupor cómo el equipo ha mutado, de un inicio más que titubeante a un estado espléndido, de aspiraciones máximas y ambiciones desbordadas.


Estas colas del BEC serán las que animen al club en Vitoria (Foto bilbaobasket.biz)


Más de un mes atrás, "El Factor 'K' revoluciona Bilbao” trataba de diseccionar cuáles eran los cambios experimentados por el equipo para tal radical transformación. En estos 40 días que lo separan de las Eurocup Finals, el resultado se ha acentuado todavía más. Los motivos son más motivos, entrelazándose entre ellos, y los números empiezan a adquirir valor.

  • La importancia defensiva. Nada más llegar a Bilbao, Katsikaris quiso cambiar algo defensivamente, estableciendo ese medio campo como el determinante (“Todo empieza y acaba en la defensa”, decía). Los números determinan que a sus órdenes el Bizkaia Bilbao Basket ha encajado menos puntos que en los anteriores partidos, sin que sea un dato que revele nada por sí mismo. En ACB, se pasó de los 77,8 puntos encajados a los 70 a partir de la llegada del griego. El cambio se acentúa todavía más en la Eurocup, donde los vascos pasaron de encajar 72 puntos por noche a solamente 62,4. De hecho, es el equipo que menos tantos recibe de media de todos los que han llegado a Vitoria.

  • Cascada de novedades entre los bases. Manteniendo al trío Salgado-Rodríguez-Blums, los cambios vividos han sido tantos que no puede entenderse sino como una parte fundamental del vuelco que ha dado el equipo. El planteamiento inicial de la temporada les reservaba a los tres compartir el puesto de base, repartiéndose muchos minutos. Ninguno logró arrancar de forma efectiva. Una vez realizado el cambio, algunos de ellos reconocerían lo extraños que se sentían y lo cómodos que les volvía la segunda situación. ¿Cuál? Pues devolver a Janis Blums a la posición de dos y dejar a los Javis compartiendo el puesto de base.

    El letón se siente mucho más suelto en la anotación exterior, que viene a ser su principal virtud, y tiene mayor responsabilidad en el lanzamiento. Sus números al inicio de temporada eran: 6,8 puntos y 3,6 de valoración. Con el inicio de la remontada del equipo (contando a partir de la jornada 19, la primera de Katsikaris) subió a los 10,2 puntos y 7,9 de valoración.

    El capitán Javi Salgado también vivió un cambio notabilísimo. De ver menguada su influencia en el juego a recuperar las responsabilidades que caen sobre él, devolviéndole esos tiros ganadores para los que se ha revelado mano certera. De los 4,8 puntos a los 9,8, de las 3,2 asistencias a las 3,6 y de los 4,2 de valoración a los 8,2.

    El único que no ha experimentado un cambio tan trascendental ha sido Javi Rodríguez, que aun así ha visto como sus números crecían: de 2,6 a 3,2 puntos, de 2,1 asistencias a 3,6 y de 3,8 de valoración a 6,6.


    No se le ve, pero todos felicitan a Salgado por anotar un triple decisivo (Foto EFE)


  • La llegada de Hervelle. En ocasiones de crisis, a menudo es necesaria la figura de un revulsivo. Como simple figura, que simbolice un cambio, a menudo desde la frescura, la novedad y la no contaminación. Hervelle venía en parte en ese papel, pero con el añadido de solventar algunos problemas del equipo. Para empezar, de capacidad, añadiendo recursos al juego interior con el que ya contaban los bilbaínos. Pero también de equilibrio y recursos, aportando esa posibilidad de juego abierto que solamente ofrecía Markota. Sus posibilidades exteriores permiten los espacios suficientes para que la estrella del equipo, Marko Banic, desarrolle su juego en la pintura. Además, el belga es ese carácter inquebrantable, ese luchar al límite nada desdeñable –más bien al contrario– en la situación en que se encontraba el BBB.

    Sus números le acreditan como uno de los pilares del equipo. En datos de ACB, con 7,9 tantos es el tercer máximo anotador, después de Mumbrú y Banic y empatado con Blums. Sus 4,8 rebotes por encuentro igualan los de Banic. En valoración, los 10,8 suponen también el tercer puesto dentro del equipo.


    Moiso, factor defensivo en la zona (Foto EFE)

  • La reutilización de Moiso. El inicio de temporada del pívot francés le dejaba más fuera que dentro del equipo, pese a estar llamado a ser una pieza importante. Desapareció de la plantilla tras la jornada 14, quedándose sin disputar tres encuentros, hasta que reapareció en el partido puente que jugó el equipo en Granada, bajo las órdenes temporales del ayudante Rafa Pueyo. Sus 7 puntos, 4 rebotes, 2,1 tapones y 8 de valoración eran insuficientes para las esperanzas depositadas en él.

    Cuando el preparador griego tomó el mando se propuso aprovechar las cualidades del pívot francés y lo ha mantenido en la dinámica, sin superar la veintena de minutos, pero tratando de explotar sus facultades. De hecho, anota menos (5 tantos), rebotea en números semejantes (4,2), tapona menos (1,7) y valora por debajo (7), enmarcándose en un contexto diferente, con la marcha de Salva Guardia y la llegada de Axel Hervelle. Pero, a diferencia de la primera vuelta, se recuperó la sensación de que sumaba y aportaba sin restar especialmente, algo que se empezó a creer desesperadamente durante la primera vuelta.


    Contra los cambios vividos en la reposición de los bases y las nuevas llegadas, una

    Él es la estrella (ACB Photo / Aitor Arrizabalaga)

    constante durante toda la temporada, que responde al nombre de Marko Banic.

  • La estrella. La nominación como MVP de la fase regular de la Eurocup viene a demostrar su condición de estrella europea, su ascendencia dentro del Bizkaia Bilbao y el impacto del club bilbaíno en la competición. Como tal, el pívot croata incluso brillaba en la primera parte de la temporada, aunque fuese insuficiente para que su equipo ganase. Con madurez en su juego y buenos complementos a sus condiciones (un stopper y finalizador de centímetros como Moiso y dos ala-pívots con posibilidad de jugar abierto como Hervelle y Markota), el croata es básico en el esquema ofensivo de Katsikaris, con vital importancia recibiendo balones cerca de la pintura. Y, además, ha logrado la regularidad necesaria en quien aspira a convertirse en referente de un equipo que aspira a ser campeón.
  • ACB.COM

    Últimos artículos relacionados con C.D. Basket Bilbao Berri
    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-

    Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos